Ser un guardia de seguridad es una tarea de gran responsabilidad, porque debe cumplir con los protocolos de vigilancia, con el fin de no cometer fallas como dejar entrar a personas u objetos que podrían ocasionar daño al personal de un edificio privado o gubernamental.

Aunque a veces nos molestemos porque nos revisan las mochilas o incluso la ropa, la realidad es que este tipo de medidas nos protegen también a nosotros, porque de esta manera no habrá excepciones en cumplir el protocolo de acceso a cualquier instalación.

Compartimos los puntos básicos que debe cumplir un guardia de seguridad.

Control de acceso: el guardia siempre debe tener un registro del personal que entra y sale de un edificio, por medio de cámaras de vigilancia para registro de video o fotografía, envío de datos, así como revisión de pertenencias y hasta chequeo de la vestimenta.

Pero también se debe tener un control de los visitantes, para saber cuál es el fin de su entrada o llegada a la empresa, sin descuidar jamás su registro de salida.

Rondines de vigilancia: son los recorridos hechos por los guardias en las instalaciones, los cuales se dividen en dos tipos: aquellos que se hacen de manera constante en lugares vulnerables y los que se realizan en sitios que ya enfrentaron un robo.

En los rondines, el guardia debe reportar todo lo que ve con la mayor precisión, y si tiene el apoyo de cámaras, podrá tener una mejor cobertura.

Bitácoras: una bitácora es muy necesaria porque nos da información valiosa en seguridad, para tomar decisiones estratégicas.

Comunicaciones: los walkies talkies, el radio, los celulares con sistemas de mensajería accesibles, son la comunicación rápida y en tiempo real para mantener a un equipo de vigilancia atento a cualquier evento que atente contra la seguridad.

[[cms:companyname]] - Guardias de seguridad


Artículo creado con información del sitio web Linkaform.